El impacto real del nuevo Reglamento de Protección de Datos en el marketing digital

Como bien sabemos todos, la nueva Ley de Protección de Datos, también conocida como Reglamento General de Protección de Datos o RGPD, lleva ya en activo desde el 25 de mayo del 2018.

Se trata de una ley tan sonada como temida para los profesionales del sector del marketing digital, al ser el sector que más procesamiento de información personal realiza en la actualidad. Y es que nuestra actividad como expertos en el ámbito online requiere precisamente conseguir los ansiados leads, nuevos clientes, suscriptores o bien seguidores… y, en ocasiones, sus consiguientes datos personales.

Sin embargo, esta ley viene a decirnos que ya no todo vale. Por eso a aquellos que todavía no les suene, no se la hayan mirado con detenimiento o simplemente no la estén aplicando a día hoy, les recomendamos enormemente que le echen un vistazo.

RGPD no es una LOPD reformada

Pese a lo que muchos puedan pensar, cuando nos referimos al Reglamento General de Protección de Datos no hablamos de una LOPD reformada por cuatro artículos, sino que estamos ante un cambio importante de paradigmas sustanciales. Dicho cambio de rumbo ha sido impulsado por la perspectiva europea en materia de protección de datos, que tiene como objetivo armonizar y homogeneizar todas las regulaciones en una única sola. Y eso asusta, no nos engañemos.

Más derechos y garantías para el usuario

El objetivo principal del RGPD es darle al usuario más derechos y garantías en el entorno digital, puesto que se exige básicamente más transparencia, pasando a ser éste el único protagonista.

Además, la legislación busca que los datos de los usuarios no puedan ser utilizados con otros fines que los que ellos mismos permitan. Y, en consecuencia, eso nos obliga a nosotros como profesionales a ser más responsables con nuestro trabajo y a no poder mirar hacia otro lado.

Tips para aplicar RGPD en los medios digitales

Porque el hecho de no cumplir con ella, además de ser muy evidente de cara a la galería, no genera un vínculo de confianza con los consumidores, el cual es fundamental. De hecho, el cumplimiento de este reglamento puede incluso transformarse a largo plazo en un argumento de venta, ya que puede posicionar mejor o peor a un negocio dentro del mercado dependiendo de su grado de compliance y, por añadidura, de fiabilidad.

A continuación os dejamos algunos tips de forma muy resumida:

  • Revisar todos los textos informativos de tu sitio web, incluidos tu aviso legal, tu política de privacidad y la política de cookies.
  • Reforzar el consentimiento de los usuarios de tu base de datos, ya que éste debe ser verificable, expreso, específico.
  • Adaptar los formularios de suscripción a la nueva legislación. Todos ellos deberán incluir un checkbox para expresar el consentimiento y una cláusula informativa visible y expuesta.
  • Ofrecer la información por capas, que es lo que se conoce como información multinivel. Puedes saber más al respecto a través de esta Guía para el Cumplimiento del Deber de Informar creada por la AEPD y la Autoridad Catalana de Protección de Datos.
Foto perfil

Alexandra Salip |

Analista Backoffice

Comentarios sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*