Cómo funciona blockchain, el tetris de las criptomonedas

Probablemente muchos de vosotros hayáis oído hablar sobre las criptomonedas, siendo la más conocida el bitcoin. Y es que, además de ser la criptodivisa más utilizada en la actualidad, es también la primera criptomoneda de la historia. Pero, ¿cuál es la relación entre el bitcoin y la cadena de bloques? Y más importante todavía, ¿cómo funciona blockchain?

Actualmente se realizan aproximadamente 120.000 transacciones de bitcoin diarias, lo cual equivale a unos 45 GB de información.

Ahora bien, a pesar de que las criptomonedas son un concepto mucho más popularizado que el blockchain, ambas tecnologías van de la mano, y es que cuando hablamos de una cadena de bloques en realidad nos estamos refiriendo a la tecnología que ha hecho posible que las criptomonedas puedan existir.

Si quieres saber exactamente cómo funciona blockchain y familiarizarte con conceptos como las criptomonedas o el bitcoin, solo tienes que deslizar el dedo sobre la pantalla de tu móvil o sobre la rueda de tu ratón y seguir leyendo.

¿Qué es blockchain?

Podríamos comparar el blockchain con el libro contable de una empresa, es decir, un documento en que se registran todas las transacciones financieras que se llevan a cabo con el capital de la empresa.

Las criptomonedas, entonces, no serían más que el capital monetario que entra y sale de la empresa, es decir, el dinero con el cual se realizan las transacciones registradas en el libro.

Cabe destacar que las transacciones financieras no son el único uso que se le puede dar a la tecnología de cadena de bloques, aunque sí el más destacado, ya que este es el propósito con el que se utiliza el blockchain del bitcoin.

El problema, como puedes imaginar, es que el contenido de este libro puede ser corrompido por la entidad o persona que lo gestiona, modificando transacciones a su antojo sin que quede constancia de ello. Pues bien, aquí es donde entra el blockchain, que añade la palabra “incorruptible” a la fórmula anterior mediante el uso de la tecnología.

Dicha tecnología consigue esto gracias a la eliminación de los intermediarios en el proceso de una transacción.

¿Cómo funciona blockchain?

Para entender cómo funciona el blockchain, primero debemos analizar cuáles son los conceptos que lo componen y qué función cumple cada uno de estos elementos.

De manera resumida, se trata de tres conceptos:

Los bloques

Los bloques son espacios en los que se almacenan los datos. En el caso de las criptomonedas, en estos bloques se almacenarían las transacciones financieras (emisor, receptor, cantidad). Cada bloque tiene su identificador (hash) y una copia original del hash del bloque anterior. Cabe destacar que el hash de cada bloque se genera a partir de su contenido (más adelante vamos a explicar por qué).

Cuando se trabaja con criptomonedas, es necesario pensar el blockchain como un libro mayor público de contabilidad en el cual todos pueden comprobar la veracidad de la información sin que exista ningún tipo de jerarquía.

Una red distribuida de nodos

Popularmente conocidos como mineros, los nodos son ordenadores conectados entre sí que verifican y validan las transacciones del blockchain mediante complejos cálculos criptográficos. En el caso del bitcoin, el primer nodo que consigue resolver un bloque de la cadena obtiene una recompensa en bitcoins.

Es importante saber que cada blockchain tiene su propia red. Por ejemplo, la red de nodos de bitcoin no es la misma que utiliza Ethereum, otra criptomoneda popular.

Otra característica substancial de las redes de nodos de los blockchain es que estas son redes P2P (Peer to Peer), razón por la cual en esta tecnología no existe ningún tipo de jerarquía.

Un algoritmo criptográfico

En el blockchain se utilizan algoritmos criptográficos asimétricos con la intención de asegurar la integridad de la información almacenada en los bloques, así como firmas digitales para verificar que las transacciones no son fraudulentas.

Este algoritmo se puede resumir a través de la siguiente fórmula:

Transacción + registro de transacciones + sistema de verificación = blockchain

¿Cómo se protege el blockchain?

Seguro que estabas impaciente por llegar a entender cuál es el secreto del blockchain. Bien, pues estás a punto de saberlo.

¿Recuerdas que en la sección anterior explicamos que el hash (identificador) de cada bloque se genera según su contenido y que, además, cada bloque de la cadena contiene una copia original del hash del bloque que le precede? Pues ese es justamente el secreto del blockchain.

En caso de que se modifique el contenido de cualquier bloque de la cadena (por ejemplo, un cambio en la cantidad de criptomonedas de una transacción), el hash del bloque que contenga esta información se verá alterado automáticamente. ¿Por qué? Porque el hash se calcula a partir de la información que el bloque contiene.

En cuanto sucediera esto, el bloque siguiente detectaría que el hash del bloque que le precede no coincide con la copia que guarda de este, por lo tanto, los bloques dejarían de encajar y se rompería la cadena.

Debido a este funcionamiento nosotros llamamos al blockchain “el Tetris de las criptomonedas”: existe una clara similitud entre la arquitectura blockchain y el funcionamiento del clásico videojuego.

Si en cualquier momento se rompe la cadena, todos los miembros del blockchain comprobarían el hash que tienen almacenado del bloque que no encaja en la cadena y, mediante cálculos criptográficos muy complejos, se restauraría el contenido original del bloque afectado. Una vez restaurado el contenido, todos los miembros verificarían la integridad de este antes de añadir el bloque de nuevo a la cadena.

Los hackers sacan provecho

A pesar de que blockchain es una tecnología incorruptible, los hackers han encontrado la manera de sacar provecho de esta. Y es que, a pesar de no poder alterar la información de un blockchain, lo que sí pueden hacer los hackers es recurrir a botnets, redes de ordenadores ajenos controlados remotamente, con el fin de dedicar una parte de sus procesadores al cálculo de bloques del blockchain.

De esta manera, los hackers utilizan cada ordenador infectado para formar una especie de “superordenador” y así conseguir resolver bloques rápidamente y obtener una recompensa.

De todas formas, esto no compromete directamente la seguridad del blockchain, ya que la información de esta cadena de bloques sigue siendo inalterable. De hecho, esta actividad refuerza su seguridad, ya que crea nuevos bloques de información de la cadena, contribuyendo a que el sistema sea más robusto.

Cabe destacar que esto solo es posible con blockchains que ofrezcan una recompensa por resolver bloques, como sería el caso del blockchain del bitcoin.

Para qué sirve la tecnología blockchain

El blockchain puede tener usos mucho más allá de las criptomonedas: verificar la procedencia de los alimentos, comprobar que no se ha roto la cadena del frío, saber si un producto es genuino… la lista podría extenderse tanto como nuestra imaginación nos permitiese.

Un ejemplo real del uso de blockchain en empresas es el de ConsenSys, una compañía que ha desarrollado una versión descentralizada del foro de discusión Reddit, el cual se ha visto envuelto en diversas controversias sobre su control centralizado.

Otro caso emblemático es el de la empresa Bitfury que, entre otras cosas, está trabajando en un proyecto que pretende crear un registro de derechos de propiedad basado en blockchain.

En definitiva, gracias a blockchain podemos dejar de depender de terceros, como instituciones financieras o bancos, para realizar transferencias. En este sentido, el blockchain tiene la capacidad de crear un sistema mucho más transparente y descentralizado.

¿Tu negocio necesita tecnología blockchain? En Suma Thinking Digital contamos con un equipo de desarrolladores web que puede ofrecerte ayuda personalizada para tu proyecto online.

Foto perfil

Jeroen van Dijk |

Full Stack Developer

Comentarios sobre el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*