¿Es el reglamento eprivacy más estricto que la RGPD?

La directiva eprivacy aún no ha sido aprobada ni ha entrado en vigor como parte del reglamento europeo, pero durante los últimos años ha generado largos debates entre los legisladores de la Unión Europea, los profesionales del marketing y las principales plataformas de comunicación online y redes sociales.

Este año, sin embargo, está previsto que el eprivacy entre en vigor. ¿Qué significa esta nueva directiva para la publicación y gestión de contenidos online?, ¿cómo se relaciona con el ya famoso Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)? Y sobre todo, ¿por qué esta inminente nueva directiva genera tantas disputas internas y confrontaciones en la industria?

Qué es la directiva eprivacy

Pero, ¿qué es exactamente el reglamento eprivacy? También llamada directiva de cookies de la Unión Europea, la nueva regulación de eprivacy pretende convertirse en la versión actualizada del actual marco legal de privacidad online que maneja la Unión Europea y que entró en vigencia en 2002.

Desde esa fecha solo se ha hecho una revisión -en 2009- y, como es de suponer, una legislación sobre privacidad digital que tiene casi dos décadas de antigüedad supone un problema. La inmensidad de nuevas tecnologías, técnicas y usos que hemos comenzado a hacer del mundo virtual desde esa época requiere de manera urgente una renovación.

Por otro lado, hemos de saber que al hablar de un reglamento eprivacy no nos referimos a un reglamento nuevo sobre privacidad y comunicaciones electrónicas, sino que a una reforma de la actual Directiva 2002/58/CE, la que sustituiría nuestra actual Ley de Servicios de la Sociedad de la Información.

Nuestra finalidad hoy será ver por qué este reglamento es más temido y polémico que la recién aprobada RGPD:

Eprivacy, complemento de la Ley sobre Datos de Comunicaciones Electrónicas

Partimos de la base, y sin entrar en matices legales y pesados, que el nuevo reglamento no modificaría bajo ningún concepto la RGPD. Al contrario, lo que haría sería complementar, matizar y precisar la Ley General sobre los datos de comunicaciones electrónicas que pueden considerarse datos personales.

Por lo tanto, todo lo que no quede regulado en el eprivacy, que es el reglamento desarrollado exclusivamente para internet y que se centra más en el aspecto digital como ley especial, lo hará la RGPD. De allí la confusión.

Consentimiento más estricto

El consentimiento del RGPD es más flexible, mientras que el de eprivacy es mucho más estricto, ya que solo se podrán tratar los datos en base al consentimiento inequívoco otorgado por el interesado, eliminando de esta forma el interés legítimo previsto en el Reglamento General de Protección de Datos.

Nivel más alto en la protección de la privacidad

Con la inminente llegada de la directiva eprivacy comenzaría a manifestarse un nivel más alto en la protección de la privacidad, el que afectaría a todas las comunicaciones electrónicas cuyos usuarios finales se encuentren en la Unión Europea.

Con este reglamento también se ampliaría el ámbito de aplicación a los proveedores de servicios “Over the Top” (OTT). Hablaríamos, por tanto, de una regulación más estricta para empresas como Facebook, WhatsApp o Gmail, que hasta ahora no estaban sujetos a la misma normativa que las compañías de telecomunicación estándar.

No más avisos de cookies

La directiva eprivacy también implica la desaparición de los avisos de cookies a los que nos tienen acostumbrados la mayoría de las webs. Por tanto, con esta nueva legislación el gestor del consentimiento sería el propio navegador, el cual elegiría la configuración de la privacidad con la instalación, afectando no solo a los cookies, sino que también a las direcciones IP, a los píxeles de seguimiento y a cualquier elemento y tecnología que permita rastrear al usuario.

En consecuencia, los usuarios finales dispondrían de varias opciones de configuración para elegir una privacidad de mayor o menos nivel, pudiendo incluso rechazar las cookies.

En conclusión, valdrá mucho la pena que estemos atentos a la aprobación y entrada en vigor de la directiva eprivacy, ya que esta supondrá un cambio normativo muy importante que incluso supera en alcance a la nueva RGPD en el mundo online y digital.

Foto perfil

Alexandra Salip |

Analista Backoffice

Comentarios sobre el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*