¿Qué es y cómo hacer una auditoria en redes sociales?

Si no realizas una auditoria en redes sociales corres el riesgo de generar contenido sin un objetivo concreto, no conocer al público o imitar estrategias de otras marcas sin éxito. Estos errores podrían evitarse e incluso solucionarse si sabes cómo hacer una auditoria de redes sociales. ¿Sabes de qué se trata? Te lo explicamos.

Una auditoria es un reporte detallado del comportamiento de una marca en redes y tiene como finalidad realizar un diagnóstico de la marca para conocer su situación actual y optimizar su presencia en redes sociales.

¿Cuándo es aconsejable realizar una auditoria?

  • Antes del lanzamiento de una marca en redes sociales.
  • Para optimizar los resultados de una marca que ya cuenta con presencia en redes.
  • A la hora de realizar un Social Media Plan: la auditoria puede considerarse como el primer paso del mismo.

¿Por qué toda marca necesita una auditoria en redes sociales?

Las ventajas de saber cómo hacer una auditoria de redes sociales son muchas y tienen que ver con una correcta organización y planificación, tanto del trabajo diario, como de los recursos disponibles, permite:

  • Recopilar información interna y externa de la marca.
  • El diseño de una estrategia efectiva en redes sociales.
  • Analizar a la competencia y conocer el comportamiento del sector en redes sociales.
  • Conocer los aciertos y las fallas de la estrategia actual.
  • Acceder a información que permita mejorar la gestión del presupuesto y los recursos.
  • Conocer al público objetivo.

A continuación, detallaremos el paso a paso que resume cómo hacer una auditoria de redes sociales exitosa.

  1. Análisis interno
  2. Análisis externo
  3. Análisis por red social
  4. Análisis de anuncios
  5. Análisis DAFO

1. Análisis interno

En esta primera etapa es fundamental conocer en profundidad la marca y su comportamiento en redes respondiendo a preguntas sobre las siguientes temáticas:

1.            La marca: Se recopilará toda información relevante sobre la marca que sirva para conocerla a la perfección. Pueden surgir preguntas del tipo: ¿Hace cuántos años está en el mercado?, ¿A qué sector pertenece?, ¿Qué productos o servicios ofrece?, ¿Cuál es su historia?, ¿Cuál es el tamaño de la empresa o el negocio?, etc.

2.            El público: Una buena estrategia en redes es la que sabe ganarse el corazón de sus seguidores. Conocer al público objetivo es fundamental para comprender si la estrategia en redes sociales está siendo efectiva. Se debe responder a las preguntas: ¿Cuál es el público objetivo de la marca? ¿Quiénes son sus potenciales clientes?

3.            Los objetivos: Son los que marcan el rumbo de una estrategia exitosa en redes sociales. En este punto se debería buscar información con respecto a cómo se definieron los objetivos y porqué, o plantear la definición de los mismos. Responde a las preguntas: ¿Tiene objetivos de comunicación definidos? ¿Cuáles son? ¿Qué acciones está realizando la marca para cumplirlos?

4.            Canales digitales: Se realiza un análisis exhaustivo de toda la información relacionada a los canales digitales que utiliza la marca actualmente: Sitio web, redes sociales, blogs, tienda online, etc. Se responden preguntas del tipo: ¿Qué redes utiliza? ¿Qué se ha hecho hasta ahora?, ¿Cuáles son sus KPI?, ¿Cómo es la atención al cliente?, ¿Utiliza otro tipo de canales digitales además de las redes sociales? ¿Cuenta con una estrategia de contenidos?, ¿Los canales digitales están integrados?, etc.

5.            Recursos disponibles: Se debe tener en cuenta los recursos económicos y humanos con los que cuenta la marca para llevar a cabo una estrategia en redes sociales. ¿Cuenta con presupuesto? ¿Quién se encarga de la gestión las redes sociales? ¿Cuánto tiempo se dedica a generar contenido para las mismas?, etc.

2. Análisis externo

Una vez se conoce a la marca de manera interna y se comprenden sus objetivos, es momento de mirar hacia el exterior de la misma. Empezaremos por conocer la reputación de la marca y lo que se dice de ella.

Después, se realizará un análisis externo del sector y de la competencia directa que servirá para conocer el comportamiento de sus competidores en redes sociales y las posibles oportunidades del mercado. Por otro lado, y como no todo es competencia, este análisis será útil para plantear futuras colaboraciones entre marcas.

Responde a las preguntas:

  1. ¿Se habla de la marca? ¿Lo que se dice es negativo o positivo?
  2. ¿Cómo es el sector en redes sociales?
  3. ¿Cómo se comporta la competencia en redes sociales?
  4. ¿Qué tipo de contenido se comparte?
  5. ¿Con qué tipo de marcas se podría realizar una acción conjunta en redes?

3. Análisis por red social

Cada red social es un mundo que funciona con sus propias reglas, el error está en creer que la estrategia que funciona en una, también lo hará en otra. A su vez, cada plataforma cuenta con un público específico que responde a ciertas características, intereses y segmentación etaria y demográfica.

Es importante conocer el comportamiento de la marca en cada red social, y por suerte, esta información se puede obtener de manera gratuita de las mismas plataformas e incluso existen diversidad de programas que brindan más información en sus versiones pagas. 

En esta etapa, se tomará nota de los contenidos que se vienen publicando en cada red social y de sus resultados. Apuntaremos toda la información de las métricas de cada red social (Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn, YouTube, TikTok, etc.) relacionadas a:

  • El número de seguidores.
  • La frecuencia de publicación.
  • Tipo de contenido publicado (Informativo, interacción, venta, etc.)
  • Formato del contenido publicado (vídeo, foto, GIF, etc.)
  • El público: Edad, género, información demográfica, intereses, etc.
  • Alcance o número de visualizaciones de las publicaciones.
  • Interacción: Likes, comentarios, compartidos, retweets, clics en enlaces, menciones en historias, etc.
  • Cantidad de mensajes privados.
  • Visitas a la página o al perfil.
  • Contenidos de éxito o virales.

Si la marca es nueva, es un buen momento para analizar, después de haber cumplido las etapas previas que permiten saber cómo hacer una auditoría de redes sociales, en qué redes debería tener presencia y por qué.

4. Análisis de anuncios

El alcance orgánico, no de pago, en las redes sociales es cada vez más limitado a la vez que la competencia y la puja de las marcas por hacer llegar sus contenidos a los usuarios es cada vez mayor. En este punto se analizará la viabilidad de los anuncios pagos y el presupuesto invertido en ellos tomando nota de los siguientes puntos:

  • Presupuesto invertido en anuncios en el último tiempo
  • Alcance pago
  • Interacción paga
  • Retorno de inversión (ROI) y conversiones.

5. Análisis DAFO

Cuando se tiene pleno conocimiento de la marca a nivel interno, externo y en cada red social, se utilizará toda la información recopilada para realizar un análisis DAFO con enfoque en redes sociales.

Un análisis DAFO es aquel donde se estudia la situación de una marca a partir del reconocimiento de sus características internas (debilidades y fortalezas) y las externas (oportunidades y amenazas).

Ejemplo de análisis DAFO

Todo muy bonito, ¿Y ahora qué?

Tras realizar la auditoria en redes sociales, ya estamos en condiciones de llevar la teoría a la práctica y utilizar las conclusiones del análisis para diseñar acciones concretas que tengan como objetivo el crecimiento de la marca en redes sociales.

Algunos de los pasos a seguir pueden ser: 

  • Definir los objetivos de la marca en redes sociales.
  • Definir en qué redes sociales tener presencia y por qué.
  • Planificar el contenido.
  • Definir KPI’S (Indicadores clave de rendimiento).
  • Hacer un social media plan.
  • Plantear una estrategia de contenidos.
  • Hacer una lista de cuestiones a mejorar.
Foto perfil

Celeste Barreto |

Content Editor

Comentarios sobre el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*